Por la derecha…. ¡nunca!

Por Trini.

Se acercan las elecciones municipales y nuevamente está en “boga” por quién votar, quién hizo qué, quién no lo hizo, quién estafó y salen los trapitos al sol.

Es tema en la pega y en la junta de amigos. La conversación está en todos lados y para cada elección reflexiono de la misma forma: “por la derecha nunca”. Y esa frase es producto de varias cosas que pienso y que obviamente los partidos de derecha más conservadores rechazan.

Por ejemplo, no me calza que gente joven que cree en los derechos de la mujer y también sobre la opción de abortar, sea de derecha; parejas gay que quieren casarse y tener hijos, sean partidarios de la UDI o RN; gente que alega que la salud es cara, mala, que vamos a jubilar con pensiones de mierda, también sea de derecha.

La derecha en este país tiene un pensamiento retrógrado, cree en la familia hombre-mujer y que la iglesia es un factor importante dentro de la sociedad. Cree también que todos los recursos de Chile tienen que privatizarse y que somos todos hueones, porque nadie se da cuenta; que tenemos que trabajar para endeudarnos y seguir llenándoles los bolsillos de plata y ser felices al poder pagar en 3 cuotas precio contado.

Creo en los Derechos Humanos y que el aborto debe ser una opción de cada uno; que los gay deberían casarse y tener hijos. Me gustaría pensar que si diosito fuera tan sabio permitiría tener hijos biológicamente entre hombre-hombre, mujer-mujer y nunca ser un obstáculo la opción-condición sexual. No nacen hijos gay de padres gay, ni hijos hetero de padres hetero. Creo que la salud y la educación son un derecho y no un bien material, etcétera, etcétera y millones de etcétera que me hace pensar que por la derecha ¡nunca!

Así que por favor, estas elecciones y todas las que vienen, no se quede con el discurso del diario y de la tele. Mire su ser interior y si usted piensa un poco como lo descrito, use su neurona regalona, esa que tiene reservada para hacerla mierda con el carrete del fin de semana y si está en contra de tantas injusticias, lo repito: por la derecha…. ¡nunca!