Malaimagen: “Chile es un país conservador”

  • Guillermo Galindo conversó con Soy Pensante sobre su último libro, “Malditos Humanos” (Reservoir Books); de la situación política actual del país; y sobre los más de 15 años de Punkora, que este año liberó su último trabajo musical “Contra el suelo”.

Por Felipe Valdivia.

Se ha ido acostumbrando a dar entrevistas cada vez que publica nuevos libros. Acaso por eso advierte –antes de entrar a su casa– que si le vamos a realizar las mismas preguntas de siempre “tipo estándar” prefiere abstenerse de conversar con nosotros.

Y tiene razón. Entrevistar a Malaimagen, el alter ego del dibujante Guillermo Galindo, es una oportunidad a la cual hay que sacarle provecho, porque siempre tiene algo interesante que decir en cuanto a contingencia.

Al menos en su última entrega, “Malditos Humanos”, publicada en agosto pasado, Malaimagen otorga una mirada mucho más global –en relación a sus anteriores libros– de diferentes tópicos.

Ahí, apunta a una autocrítica a la sociedad en general: “Hay muchas cosas que hemos estado haciendo mal y desgraciadamente nos acostumbramos a que tenían que ser así nomás”.

—¿Crees que la sociedad está enferma?
—Yo creo que sí, hay muchas cosas que están normalizadas como la violencia, la explotación y la represión, que se ven como cosas normales, pero son síntomas de algo que está funcionando mal.

—¿Cómo cuáles?
—Hacernos mierda trabajando para después ser viejos pobres; las guerras que se dan por motivos económicos; y los fanatismos religiosos que influyen en salud pública, entre otros más.

—¿Dónde crees que está el problema de todo esto?
—El capitalismo es el gran culpable y detonador de muchos de estos males. También la ambición “de tener”, el acaparamiento, el vernos como competidores en vez de compañeros. Si al final somos todos iguales, somos todos personas. Eso de estar compitiendo por tener más o llegar más arriba nos ha hecho muy mal como especie.

—En “Malditos Humanos” hay temas como la moral de la Iglesia, la igualdad de género, el capitalismo y la influencia de los medios, entre otros. ¿Cuál de estos tópicos son los que te generan mayor compromiso al momento de dibujar?
—Todos son importantes y por algo están en el libro. Hay unos que quizás se ven como más mediáticos y urgentes, aunque en realidad todo esto es transversal y funciona al mismo tiempo. Creo que hay que erradicar conductas nocivas de esta sociedad en varios frentes.

—¿Tú crees que esto puede cambiar?
—Sí. Las consecuencias tienen causas y esas causas muchas veces han sido decisiones y caminos que hemos tomado como sociedad. Y así como se tomaron esos caminos, también se pueden tomar otros.

“La política es un tema serio”

A medida que continuamos conversando nos adentramos en políticas contingentes. Malaimagen se atreve a adelantar la temida e inminente abstención de las elecciones municipales, aunque las causas son bastante claras: “es por consecuencia de ellos mismos y también por desinterés”, enfatiza.

—¿Crees que esa decadencia de la clase política pueda revertirse?
—La política y los políticos son cosas distintas. La élite política –mal denominada– “clase política” tiene vicios en su misma forma de funcionar, que se desnudó con los casos de corrupción que todos conocemos. A mí no me importa si estos personajes de la élite se ven desprestigiados, porque se han ido desprestigiando ellos solos. Hay una política más importante que es la que hace cada persona.

—¿Tu confías en algunos políticos?
—No sé, le tengo más fe a algunos que a otros… pero… sí.dsc_0216

—¿Qué te parecen las críticas de la derecha al libro sobre sexualidad que lanzó la Municipalidad de Santiago?
—Veo a un grupo de gente aferrado a conceptos erróneos, no sé si de forma ignorante o de forma mala. No tienen ninguna base, ni sustento científico, ni biológico que están perjudicando de forma muy grave, porque estamos hablando de un tema de salud pública.

—¿Crees que con estas críticas la derecha evidencia su esencia conservadora?
—Claro, pero no proponen nada. Se oponen históricamente a todo lo que tenga que ver con educación sexual sin ninguna propuesta a cambio.

—¿Tú crees que Chile es un país conservador?
—Chile es un país conservador, por lo tanto cuesta quebrar estos paradigmas. Igual se ha ido avanzando y yo creo que todo tiempo pasado fue peor. No creo que las cosas estén empeorando, pero siempre ha habido un grupo de gente que quiere que las cosas no cambien y esa es el tipo de gente que yo creo que le hace mal al mundo.

—En tu último libro es ese el mensaje, englobar lo peor de lo nuestro…
—Claro, igual está visto desde una cosa más transversal, como una cosa de sociedad donde todos estamos metidos.

—¿Qué te parece que haya candidatos ligados a la farándula?
—En un comienzo lo veía como una chacota, pero el problema es que la política tiene una influencia y repercusión verdadera en la gente. La farándula es una estupidez, no es nada. La política es un tema serio que tiene repercusiones inmediatas en la gente, supongo que hay que tomarlo con seriedad.

Casi 20 años de Punkora

Malaimagen divide su tiempo entre su profesión, pero también como vocalista y guitarrista de Punkora. Este año liberaron su última entrega “Contra el suelo”, grabado en formato CD y también vinilo.

La banda –que ya cuenta con 17 años de existencia– posee cinco LP`s y tres EP`s, cuenta entre sus hitos más importantes la celebración de los 15 años, con una tocata con más de 400 personas en el Club San Martín; y la gira por Venezuela, Colombia, Ecuador y Argentina hace un tiempo atrás.

—Aparte de esos, ¿hay otros hitos para ti?
—Toda la historia de la banda ha sido importante para mí, toco en Punkora casi desde la mitad de mi vida, entonces me cuesta separar mi vida personal con la del grupo, porque he estado mucho tiempo.

img_4438—¿Cómo ha sido la reinvención de la banda, considerando esa exigencia a todo música, cada vez que sacan un nuevo disco?
—La banda ha consolidado su propuesta desde los primeros discos, que era mucho de las típicas influencias de los grupos que escuchábamos, con letras más infantiles o más planfletarias y clichés del punk.

—¿“Contra el suelo” es el disco más maduro?
—Es una evolución de la madurez de la banda y estamos muy contentos por cómo quedó.

—¿El público de Punkora también siente esa madurez?
—La gente se ha ido dando cuenta de eso, porque ha ido creciendo junto a nosotros. Las bandas avanzan porque cada integrante del grupo tiene inquietudes personales y musicales.

—¿En qué están ahora?
—Preparando un disco nuevo que queremos grabar este verano y si todo sale bien, lanzarlo el próximo año.