#NiUnaMenos para siempre, no solo para la foto

Por Álvaro Jaque.

Es bueno que la sociedad –no solo chilena– sino que internacional esté tomando conciencia sobre la importancia de asumir la causa en contra de la violencia en contra de las mujeres. De eso no hay duda. Lo menciono, a raíz de la campaña #NiUnaMenos que ha tomado mucha fuerza durante los últimos días. Además de la marcha convocada en la Plaza Italia y otras 21 ciudades del país y Argentina, también incluyó la distribución digital masiva de una foto de perfil para cambiarlo en las distintas redes sociales con el objetivo de que los usuarios de las redes sociales las reemplazaran y generaran conciencia, difusión y mandar un fuerte mensaje.

Está bien ese tipo de acciones. No estoy en contra de quienes lo hacen, por el contrario. Lo respeto, es una buena forma de llamar la atención de aquellos indiferentes frente a la problemática. Pero creo que más allá del cambio de foto en el avatar, también hay que sentir con el alma y condenar con fuerza la violencia en contra de las mujeres. Hay que hacer una verdadera modificación social en el pensamiento y la forma de abordar el problema. Siento que es algo parecido a lo que ocurre con los fieles que asisten a misa los días domingo. Pueden ser muy devotos en ese momento, pero a la salida de la iglesia las cosas vuelven a estar como antes. En este caso ocurre lo mismo. Miles de personas pueden haber asistido a la marcha o pueden haber cambiado sus fotos de perfil de sus redes sociales, ¿pero después que?

Los terribles casos de la pequeña Florencia y los más de 30 femicidios que llevamos registrados hasta el momento tienen que hacernos reflexionar como sociedad, como hombres. Chistes misóginos y sexistas, igualdad de condiciones, mayor participación de la mujer en la sociedad y una real conciencia del problema, son pequeños gestos que entre todos podemos aplicar para hacerle frente a este terrible cáncer social y mundial. Para que al momento de hablar de #NiUnaMenos no sea solo dentro de la marcha, sino que una regla. Una actitud de vida.