#NiUnaMenos: un grito unánime

Por René Marchito/ Fotografías: Ignacia Ocaranza.

Poco antes de las 7 de la tarde, el sector de Plaza Italia estaba repleto. Ni siquiera las propias organizadoras de la marcha #NiUnaMenos debieron imaginar el nivel de impacto que tuvo el llamado a congregarse en ese punto de la capital para manifestar un rechazo unánime a la violencia en contra de la mujer.

Unánime. Esa debe ser la palabra transversal para las más de 80 mil personas que se congregaron esa tarde del miércoles 19 de octubre. Todos y todas gritando a viva voz no más violencia en contra de las mujeres. Aun cuando los introvertidos hubieran asistido a la manifestación les resultaba insoslayable sumarse a las arengas sociales, porque la causa era y es común, el norte noble por el que miles alzaron la voz esa tarde en que curiosamente regresó la primavera, después de varios días invernales.igancia-4

Organizaciones, dirigentes políticos (los oportunistas nunca faltan), movimientos sociales y comunitarios, famosos, artistas, familias, hombres y, por cierto, mujeres, repletaron el radio completo de los límites de Providencia y la comuna de Santiago. Realmente no se podía pasar por ninguna parte.

Al intentar caminar por el núcleo de la masa se notaba el ambiente de repudio e indignación que existía entre las mujeres. Entendible si se toma en cuenta el telón de fondo de esta multitudinaria marcha: el cobarde asesinato en la ciudad de Coyhaique de una niña de apenas 10 años a manos de su padrastro, quien la ahogó, quemó y, posteriormente, como si no se hubiese conformado, la enterró mientras agonizaba.

Un hombre despistado le dijo a una manifestante que la convocatoria era mucho más amplia que el de las AFP. Ella lo miró indignada y le respondió enojada que era obvio, que son temas distintos, que “nos están matando”, que lógicamente esto obedece a un tema de Derechos Humanos. Lo otro es plata.

igancia-5Casi a las 19:30 horas ya no había ningún espacio libre en la Plaza Italia. Para ese entonces teníamos la confirmación de la indignación que causa las 39 mujeres muertas en Chile en lo que va del año. Eso es un sentimiento transversal, no solo un asunto de feministas ni de grupos sociales encargados de esta temática, sino que –como ya dijimos anteriormente– un tema de Derechos Humanos. Convertirnos en testigos de que una gran cantidad de hombres decidió asistir a la marcha nos deja una sensación gratificante, porque al fin la semilla de la igualdad y el respeto empieza a brotar en el páramo machista que por tantos años vivimos no solo en Chile, sino que en distintos países. A esa misma hora en Argentina y en México, miles de personas también se manifestaban bajo el lema #NiUnaMenos.

Días antes, la imagen icónica del movimiento comenzó a tomarse los avatares de las distintas redes sociales. Se expandió como un virus, uno noble por cierto. Y la muestra latente de ese virus fue la enorme masa de gente que empezó a avanzar dificultosamente por la Alameda, poco antes de las 8 de la noche.

En un principio, la Intendencia de la Región Metropolitana y Carabineros habían puesto en duda la convocatoria, tomando en cuenta los factores de seguridad. Después cedieron y autorizaron el uso de la calzada sur. Seguramente no imaginaron el verdadero torrente de indignación, cansancio y valentía; la Alameda en ese momento ya no daba abasto, por lo que ambas calzadas –la sur y la norte– era una gran corriente avanzando. Se habían abierto las grandes alamedas. El presidente Allende tenía razón.

La brisa fresca y la alta humedad –a causa de la lluvia caída en la capital durante los días anteriores– no fue impedimento para que madres con sus hijos de la mano dijeran presente en la marcha. Coches avanzando entre la multitud; batucadas, cuyo ritmo alegre entrega un mensaje de esperanza; pancartas con alusiones de fastidio y otras con mensajes tragicómicos, pero que esconden una gran verdad; disfraces alusivos a la violencia; y tantas manifestaciones artísticas que se unían por un solo objetivo fueron dándole color a una problemática que tiñe de negro el panorama actual.

ignacia-7

Según datos oficiales, el año pasado en Chile se registraron 45 femicidios, cinco más que en 2014 y en 2013. También, el año 2012 hubo 34 mujeres que perdieron la vida a manos de sus parejas; 40, en 2011; y 49, en 2010. ¿Y para atrás? La cifra es aún peor.

Pero las cifras son lo que son. Un sinónimo de frialdad que busca elaborar un estúpido ranking de comparación para dejar tranquilas y satisfechas a las autoridades por las cosas que se están implementando para atacar el problema. Pero aun cuando fuera solamente una mujer asesinada, el hecho tiene que provocar el rechazo de toda la sociedad.

“Esta marcha es histórica, pues surgió de manera espontánea y rápida frente a los asesinatos de mujeres en Argentina y en Chile. Es un repudio transversal a los abusos que cruza las fronteras, una muestra de solidaridad con las víctimas fatales y sus familiares y una exigencia a los Estados para que se pongan a la altura y garanticen efectivamente la igualdad entre hombres y mujeres”, dijo la directora de la ONG Miles, Claudia Dides.

Cuando eran casi las 9 de la noche, la columna aún se extendía desde el Palacio de La Moneda hasta Portugal, una multitud generosa, acaso una de las marchas más importantes de los últimos años (junto a las primeras convocatorias estudiantiles) que, sin embargo, no tuvo el nivel de cobertura periodística de otras marchas que, curiosamente, han terminado con incidentes y todo el show que le gusta mostrar a la tevé.

El palacio presidencial también saludó la noble lucha con una proyección en su frontis del lema #NiUnaMenos. El aplauso unánime se dejó sIgnacia-16web.jpgentir en todo el barrio cívico. La lucha, el objetivo y la condena unánime, porque hasta casi las diez de la noche aún quedaban familias enteras condenando esta desigualdad y violencia en contra de las mujeres. Más Estado, sí, pero ahora debemos agregar otra palabra, más Estado feminista. No queremos seguir lamentando otras muertes. Y esto es en serio.



Categorías:Chile País Generoso

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: