Así comienza “El espítitu de la ciencia ficción” de Roberto Bolaño

  • La novela inédita del escritor chileno fue presentada en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara y también, en la de Santiago.

Publicada en Chile por Alfaguara, El espíritu de la ciencia-ficción es la recuperación póstuma de una novela inédita de Roberto Bolaño conservada en el archivo personal del autor.

La obra es parte de la colección Biblioteca Roberto Bolaño, iniciada por Alfaguara el pasa­do mes de septiembre con sus dos obras cumbre: Los detectives salvajes y 2666, y en la que también se incluirán los 21 títulos que conforman la actual bibliografía del autor chileno.

Escrita a comienzos de la década de los ochenta, El espíritu de la ciencia-ficción transcurre en México D.F. durante los años setenta y narra la vida de dos escritores jóvenes que intentan vivir de la literatura en una ciudad en la que todo lo importante parece suceder en ese momento mágico y efímero que separa al día de la noche.

La novela mezcla rasgos propios de la literatura realista con otros fantásticos de carácter onírico en la descripción de los sueños de uno de los protagonistas. Bolaño mencionó en varias oportunidades El espíritu de la ciencia-ficción en su correspon­dencia desde fechas tan tempranas como 1980.

De hecho, el trabajo está fechado en Blanes, en 1984, periodo desde el cual se sabe que fue un proyecto que mantuvo con vida durante bastante tiempo, incluso después de ese año que corresponde a la etapa en que escribió Mon­sieur Pain; Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce, escrita a cuatro manos con A. G. Porta; el cuento El contorno del ojo; y La Universidad Desconocida, título que se incorpora en esta misma ficción como entidad fantasmal y motivo narrativo.

Se trata de una novela que sigue su metodología de trabajo habitual previa al uso del ordenador: notas de escritura, borrador y redacción en limpio, la cual fue transcrita póstumamente.

Antecedente de sus grandes obras

Este trabajo cobra especial rele­vancia porque es una suerte de introduc­ción a los textos de madurez de su último periodo creativo que transcurrieron en Blanes entre 1985 y 2003, en cuyo periodo compondría el gran caudal de su obra y sin duda sus mejores páginas.

Asimismo, se inscribe en la misma línea narrativa de su otra novela más célebre, Los detectives salvajes, por la que recibiría el presti­gioso Premio Rómulo Gallegos en 1999.

unnamed.jpgEl espíritu de la ciencia-ficción, novela que escribiría una década después, puede leerse como una suerte de historia previa de adolescencia de aquellos salvajes sabuesos literarios.

Los años de formación poética, de ini­ciación al sexo y de incipientes pesquisas detec­tivescas; en este caso no tras el paradero de la esquiva y misteriosa escritora Cesárea Tinajero, sino en busca del origen o el porqué de la ebullición literaria del D.F. a mediados de los setenta, que se manifestaba en la existencia de innumerables talleres de poesía y, sobre todo, en la circulación de varios centenares (más de 600 en un solo año, constatan los protagonistas de esta novela) de publicaciones poéticas, entre revistas, fanzines y folios marginales.

 

Así comienza la novela:
  
 —¿Me permite hacerle una entrevista?
 —Sí, pero que sea breve.
 —¿Ya sabe que es usted el autor más joven que ha ganado este premio?
 —¿De verdad?
 —Acabo de hablar con uno de los organizadores.
 Me dio la impresión de que estaban conmovidos.
 —No sé qué decirle... Es un honor... Me siento muy contento.
 —Todo el mundo parece contento. ¿Qué ha bebido usted?
 —Tequila.
 —Yo, vodka. El vodka es una bebida extraña, ¿no cree? No son muchas las mujeres que lo tomamos.
 Vodka puro.
 —No sé qué beben las mujeres.
 —¿Ah, no? En fin, da igual, la bebida de las mujeres siempre es secreta. Me refiero a la auténtica. Al bebercio infinito. Pero no hablemos de eso. Hace una noche clarísima, ¿no le parece? Desde aquí se pueden contemplar los pueblos más lejanos y las estrellas más distantes.
 —Es un efecto óptico, señorita. Si se fija con cuidado observará que los ventanales están empañados de una forma muy curiosa. Salga a la terraza, creo que estamos justo en medio del bosque. Prácticamente sólo podemos ver ramas de árboles.
 —Entonces esas estrellas son de papel, por supuesto. ¿Y las luces de los pueblos?
 —Arena fosforescente.
 —Qué listo es usted. Por favor, hábleme de su obra. De usted y de su obra.
 —Me siento un poco nervioso, ¿sabe? Toda esa gente allí cantando y bailando sin parar, no sé...
 —¿No le gusta la fiesta?
 —Creo que todo el mundo está borracho.
 —Son los ganadores y finalistas de todos los premios anteriores.
 —Dios santo.
 —Están celebrando el fin de otro certamen. Es... natural.


Categorías:Letras informativas

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: