Novedades en Ley de Reforma a la Educación Superior

  • El pasado lunes 17 avanzó el emblemático proyecto de la presidenta Michelle Bachelet, pese a que mantiene la vigencia del Crédito con Aval del Estado, punto que es ampliamente rechazado por los estudiantes.

Por Felipe Valdivia.

Por 67 votos se aprobó el pasado lunes, en la Cámara de Diputados, la idea de legislar el proyecto de educación superior, una de las reformas comprometidas por el Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet. Lo anterior, contraviniendo el llamado realizado por los estudiantes de no darle urgencia a la normativa.

La oposición, en tanto, votó en bloque contra la iniciativa (41 sufragios), mientras que las abstenciones vinieron por parte del Frente Amplio (FA), cuyos parlamentarios se inclinaron a favor de las leyes constitucionales que requerían un mayor quorum.

Camila VallejosRecordemos que la aprobación para legislar sobre el emblemático plan de reforma educacional se produce luego del traspié sufrido en la Comisión de Educación la semana pasada, cuando la diputada del Partido Comunista (PC), Camila Vallejo, se abstuvo en la votación de las indicaciones propuestas por el Ministerio de Educación, provocando que el proyecto fuera rechazado y regresara a la Cámara.

En todo caso, las presiones del PC y el FA en la Comisión de Educación apuntaban a una de las principales exigencias de este sector de la izquierda: que el Gobierno incorporara en el proyecto de ley una fórmula para terminar con el Crédito con Aval del Estado (CAE), tal como se había comprometido inicialmente, además de que no fuera una iniciativa legal independiente.

Las gestiones dieron resultado, ya que antes de la votación la ministra de Educación, Adriana Delpiano, intervino en la sala afirmando que la reforma incorporará un mecanismo para materializar el fin del CAE y aseguró que esto se realizará en el año 2018. Por cierto, habrá que esperar para ver si efectivamente esto se materializará.

“El Gobierno fue muy claro en su compromiso de eliminar el Crédito con Aval del Estado y reemplazarlo por un nuevo sistema sin la participación de la banca. Más aun, nos comprometimos a enviar un proyecto de ley en ese sentido durante el segundo semestre de este año, con el objetivo de que el CAE dejara de operar a fines del 2018”, dijo la ministra.

Ministra delpiano

La secretaria de Estado agregó que “hoy (lunes 17) reafirmamos la palabra empeñada de poner fin al CAE y manifestamos nuestra plena disposición a incorporar en esta Ley de Educación Superior una fórmula que materialice y garantice este compromiso, asegurando, además, un sistema que lo reemplace cuando deje de operar”.

Asimismo, emplazó a los parlamentarios de la Nueva Mayoría a recordar la importancia de aprobar la iniciativa, que volvió a calificar como “clave” para el Gobierno y anunció que Bachelet decidió que la primera semana de mayo ingresará un proyecto por separado para regular las universidad estatales.

Pese a que Delpiano negara algún tipo de cambio al proyecto presentado a los parlamentarios, optó por acceder a incorporar el cese del CAE a la reforma, porque la aprobación en la Cámara era fundamental para hacer avanzar la iniciativa.

La lealtad del Partido Comunista

¿Qué habría pasado si el Gobierno no hubiera obtenido los votos en la Cámara? Lo más probable es que la reforma propuesta por la jefa de Estado fracasara.

Lo anterior, debido a que el Ejecutivo habría tenido que esperar un año más para presentar un nuevo proyecto, quedando en un escenario incierto ante el nebuloso panorama electoral. Según las encuestas, la derecha estaría liderando las preferencias de la ciudadanía.

Pese a lo anterior, los ánimos en La Moneda ese día lunes eran positivos, dado que el Comité Político tenía la certeza de que el escenario en la sala sería favorable y se contaría con los votos del PC para aprobar el proyecto, confirmando la lealtad de la tienda de la hoz y el martillo.

De hecho, la diputada Vallejos sostuvo una reunión con el ministro secretario general de la presidencia, Nicolás Eyzaguirre, la cual se desarrolló en buenos términos, con un escenario bastante favorable para la aprobación de la normativa.

La calma y confianza en el ejecutivo se debía al análisis que desarrollaron en torno al PC, referido a que la colectividad no debería haberse desligado de la Reforma a la Educación Superior, considerando que es una de sus principales banderas de lucha y promesas a la ciudadanía, cuando decidieron ingresar al conglomerado de Gobierno. Lo anterior, aunque no se cumplieran todas sus exigencias.

Precisamente, Vallejo argumentó en la Cámara: “No va a ser por culpa del Partido Comunista que esta reforma se vaya al tacho de la basura”, acotando que darán viabilidad al proyecto “asumiendo que hay un compromiso de eliminar el CAE de aquí al 2018”.

Durante la jornada del lunes, día de la votación, los parlamentarios de la Nueva Mayoría comentaron que el rechazo –la semana anterior– del PC al proyecto en la comisión respondió a una estrategia para establecer que gracias a sus esfuerzos el CAE llegaría a su fin. Y al parecer resultó fructífero.

Cámara

El rechazo de la Confech y el anuncio de movilizaciones

Pese al buen augurio, aún queda otra arista abierta con la aprobación de la idea de legislar en la Cámara. Se trata de la postura de los estudiantes, particularmente de la CONFECH, la ACES y la CONES.

A mediodía de ese lunes, horas antes de que se materializara la discusión en el Congreso, los estudiantes afirmaron: “El Gobierno le cierra las puertas al diálogo después de ponerle tanta urgencia a este proyecto de Ley de la Reforma Educacional”.

Las diferencias entre lo presentado por el ejecutivo y lo propuesto por los estudiantes queda en evidencia al comparar los distintos planteamientos: “El problema no está en aprobar o rechazar esta reforma, sino en hacer efectiva la invitación a construir con los intereses de la sociedad y no de unos pocos”.

Por su parte, la Fundación Nodo XXI, centro de estudio que ha realizado una serie de propuestas en materias de educación, plantea la necesidad de revertir el sistema de financiamiento que ha significado un desarrollo de las instituciones privadas en desmedro de las públicas.

“Muchas entidades privadas se han caracterizado por ser masivas, caras, poco democráticas y de mala calidad”, asegura Fernando Carvallo, investigador de Fundación Nodo XXI.

Manuel Rauch, vocero de la CONFECH y presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Austral de Valdivia, explica que la ampliación de la matrícula de las instituciones públicas es prioritaria y que se debe colocar énfasis en lo que es una “institución pública”.

Esto último ha sido uno de los principales puntos de conflicto entre rectores y el Mineduc: “No se deben dejar de lado las universidades del G3, que históricamente han cumplido un rol público para las regiones y el país”, afirma Rauch.

Sin duda, una de las grandes preocupaciones que mantiene a los estudiantes en alerta es la eliminación del CAE –que la ministra anunció que se eliminará en otro proyecto el próximo año– y la penalización efectiva del lucro con las respectivas fiscalizaciones de las universidades privadas que se encuentran cuestionadas.

Toma PPDDe esta forma, los estudiantes ya han anunciado movilizaciones próximamente, las cuales se evidenciaron la mañana de este martes 18 de abril, cuando dirigentes se tomaron pacíficamente las sedes de los partidos del PPD y el PS, desplegando lienzos y manifestando su disconformidad con la aprobación de la idea de legislar.

 



Categorías:Chile País Generoso

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: