Receta para trazar una línea o dejar una adicción

Por A.B.

Existe relación entre nuestros sentimientos y lo que plasmamos al dibujar. Por eso, cuando a alguien le duele el corazón suele retratarlo de otro tamaño. Nuestros dedos son herederos de emociones, los encargados de modelar inquietudes subterráneas, deslices y fobias que no consideramos mientras nos remece la vida. Las adicciones funcionan del mismo modo, van creciendo como cargas negativas que adoptamos cuando todavía nos evadimos de un problema.

  1. Deja la mente en blanco, ya que nuestra verdad siempre saldrá a flote por esos diminutos poros que hay entre las ideas

La línea es el medio más simple que existe para representarnos, también la distancia más corta que hay entre dos puntos en un mismo plano. El estado de reposo vendría a ser el nacimiento y la muerte de una línea. No dibujes pensando en lo que sucederá más adelante, porque entonces extraviarás tu propia dimensión. Estamos frente a algo que todavía no es un objeto físico, por donde pasan infinitas rectas y planos indistinguibles. ¿Cuáles serán las causas de nuestra adicción? Las posibilidades son infinitas, por eso es necesario aceptar que no tenemos control y que tampoco somos capaces de afrontar la realidad. Salvo la nuestra. Así empieza la cura y la agonía.

calma

 

  1. Descarga algún impulso que tengas guardado, recuerda que todo volcán es una válvula de escape para mantener tranquila la tierra

Una línea, por definición, implica alterar el orden y espacio físico. Representa un movimiento entre dos puntos que cambiarán para siempre. Esto jamás lo podrá comprender alguien que no haya dibujado o escrito. Destruye de una vez por todas ese reposo del punto y avanza. Hay un poder superior a nosotros, pero no permitas que esto te intimide. En cambio, deja que reanime tu fuerza de voluntad.

violencia

 

  1. Toma distancia de tus emociones, permitiendo que la carga se sostenga donde debe

Piensa en el objeto, no el objetivo, de lo que haces mientras lo haces. Este es el único medio para no caer en pretextos o disculpas baratas a la hora de enfrentar un papel en blanco. Una línea delimita espacios que antes no existían. También te da forma. Un examen de conciencia no tiene por qué ser una imagen mental de la meta.

distancia

 

  1. Permite que la inestabilidad gobierne tu vida, recuerda que nunca sabes lo que sucederá, pero sí lo que está sucediendo

La interpretación de un dibujo le habla al espectador, alguien que no puede ver más allá de lo que le entregan. No me digas que esperas que alguien te comprenda. Este paso se enfoca en aceptar nuestras faltas, en recuperar algo relacionado con nuestra infancia: la libertad de pensamiento.

inestabilidad

 

 

  1. Una vez que abras los ojos nunca dejes de moverte, pues despertar implica una gran responsabilidad con nuestro contorno

El mundo buscará enseñarte a acallar lo que sientes, pero no se lo permitas. Tampoco lo odies por intentar cambiarte, puesto que su naturaleza sigue el mismo patrón que el resto de las cosas: preservar aquello que existe. Acá se origina la decisión de resolver algunos defectos de carácter, obstáculos mentales que nos impiden ser dueños de nuestras vidas.

movimiento

 

  1. Después de descubrir que tenemos piernas y que estas nos pueden llevar, recién nos toca medir sus limitaciones

Ya hemos dejado de dibujar las cosas como las vemos, al fin rompimos aquel molde de lo que se supone «objetivo». Por lo general, las personas que viven de un modo demasiado realista se conectan pésimamente con lo que sienten. Y nosotros no buscamos eso. Haz una lista con todo lo que perdiste para zanjar tu sentimiento de culpa, describiendo los efectos negativos desde que empezó tu adicción. Disfruta esa lucha mental y deja que te atraviese.

excitación

 

  1. Libera tu furia y dolor en los trazos, porque tanto el infierno como el purgatorio están repletos de fantasmas que todavía ignoran su fuego interior

Todo ser vivo añora experimentar algún tipo de clímax. Incluso el hombre primitivo dibujaba mujeres y guerras. Sin embargo, cabe recordar que la escritura se diferencia del dibujo en su propiedad de culturización. Al trazo solo le basta con existir, no necesita que lo amarremos al mundo de las ideas. Estando en pleno recorrido visual, ni siquiera parece necesario que lo cataloguemos como «abstracto». De esta forma, aprenderemos a reconocer una falta apenas suceda, aceptando que todo se relaciona intrínsecamente en el mundo. Algunos problemas desencadenan cambios de hábito, mientras que algunos cambios desatan nuevas complicaciones. También encontraremos personas y situaciones que reaccionan mal frente a nuestra propia toxicidad. Mucho cuidado con el síndrome de abstinencia, pues solo tú puedes convertirte en el traidor de tu causa.

desorden

 

  1. Localiza aquel centro estable en donde tus impulsos cobran sentido

En algún punto de la existencia, todas las dimensiones se mecerán hacia un solo lado, extendiéndose como un campo de flores o bosques que respiran al mismo tiempo. Ha llegado nuestro momento de actuar y adjudicarnos dominio sobre las artes. El germen de cada textura se origina en la meditación, en fortalecer cualidades para sobreponernos a los problemas. Acá estamos solos, pero las recaídas son un motivo más para levantarse y hacer lo que nadie espera de nosotros.

estabilidad

 

  1. Comparte lo que has aprendido

Una línea y una adicción son entes invisibles. En geometría euclidiana, la recta es una línea que se extiende en una misma trayectoria, por lo tanto tiene una sola dimensión y contiene un número infinito de puntos. Dicha recta también se puede describir como un proceso continuo de puntos extendidos en una sola dirección. Al compartir nuestras experiencias le estamos diciendo al universo que ya hemos aprendido una lección, que el cambio en nosotros es tan grande como para empapar a otros. Esa es la recompensa.

orden