Alumnos de Alianza Francesa de Vitacura publican carta criticando rol de la prensa tras muerte de compañero

Luego del trágico deceso de un estudiante del Colegio Alianza Francesa de Vitacura , quien fue sorprendido portando marihuana en su mochila, los alumnos de tercero medio de ese establecimiento educacional, emitieron una carta en la que critican el morbo y el tono amarillista con que los medios de comunicación han abordado el hecho.

Los alumnos pidieron respeto por el “inmenso dolor” e “impotencia” ante el fallecimiento de su compañero y exigieron que el país sea capaz de aprender y sacar lecciones ante “un sistema que falla, una ley que deshumaniza y estigmatiza a los adolescentes”.

La investigación está a cargo del fiscal Felipe Sepúlveda, quien afirmó al matutino La Tercera que “lo que se está investigando es una muerte que se produjo en la vía pública y que no se tiene 100 % de claridad respecto a la forma en que ocurrió. Lo que tenemos que hacer es determinar cómo se produjo y si hay intervención de terceros, si hay un delito relacionado con ello. Las diligencias que se están realizando es el informe de autopsia del Servicio Médico Legal, que está pendiente, y el de la Brigada de Homicidios”.

Asimismo, la Superintendencia de Educación también inició indagatorias para analizar los protocolos adoptados por el colegio frente a una situación de disciplina que involucró al alumno.

 

Revisa la carta de los alumnos del Alianza Francesa de Vitacura:

“Somos compañeros del alumno, cuyo triste deceso se ha vuelto el centro de atención del morbo colectivo en estos días.

No venimos a hablar en nombre de la administración, sino como los amigos y compañeros de toda la vida de N, cuya muerte ha sido mediatizada de un modo inaceptable y sensacionalista, invadiendo nuestra privacidad y quebrando nuestro derecho y necesidad al duelo.

Viviendo el inmenso dolor e impotencia que sentimos, hemos tenido que ser testigos de declaraciones falsas y una insensible falta de respeto a su familia y a nuestra comunidad escolar de parte de los medios de comunicación.

Este miércoles 6 de septiembre, cámaras y periodistas nos acosaban a la entrada de nuestro colegio, inundando redes sociales de titulares amarillistas, alusiones a un status de “elite” y otros “trending topics”, envenenando esta etapa tan dolorosa que recién empezamos a vivir.

Claramente lo que sucedió revela un sistema que falla, una ley que deshumaniza y estigmatiza a los adolescentes, dejándolos de ver por lo que son: personas con problemas.

N era mucho más que un alumno sorprendido portando marihuana. N era una muy buena persona y un verdadero amigo para muchos, pero sufría tristezas que lo asediaban y que nadie supo ver. Le fallamos todos.

Muchos factores incidieron en la decisión de nuestro amigo, que nunca podremos conocer y por lo mismo no tenemos derecho a asumir nada. No podemos señalar un solo culpable.

No obstante, nos rehusamos a dejar que nuestro compañero haya partido en vano y tampoco permitiremos que su memoria sea manchada injusta y livianamente como lo ha sido.

Nuestra comunidad escolar está viviendo una crisis nunca antes experimentada, ni esperada. Estamos de duelo, todos nosotros. Quisiéramos que el país pudiese respetarlo.

Para que nosotros, el colegio y, por qué no pedirlo, el país, pueda aprender y crecer con las lecciones de esta tragedia, debería imponerse el amor, la unión y la compasión. Se los pedimos. Es necesario y urgente”.