Los discos para entender a Violeta

Discos esenciales o no, queda para la dfiscusión, pero al menos, son cuatro entregas que contiene lo más esencial de Violeta Parra. Cuatro discos que presentan la esencia de una de las folcloristas más importantes de Latinoamérica.

“Hace falta un guerrillero”, (1961)

La pieza musical que le da título a este disco es un homenaje a la figura de Manuel Rodríguez, un dato no menor, tomando en cuenta que cuando se publicó, Chile era administrado por el Gobierno de derecha de Jorge Alessandri, cuyas políticas se caracterizaron por dar amplio poder a los empresarios de la época.

Temas que hablaban de justicia y reivindicación, con letras apoyadas nada más y nada menos que por el Premio Nobel de Literatura, Pablo Neruda, como “El pueblo”; o también con su hermano Nicanor, en “El hijo arrepentido” y “El Chuico y la Damajuana”, son sólo parte del registro de este álbum que también fue conocido como “Toda Violeta Parra y El Folklore de Chile, vol. III”.

Es un disco en el que vemos una faceta más luchadora en términos sociales a Violeta, vinculada directamente con la izquierda.

 

“En argentina”, (1962)

Entre el 23 de abril y el 4 de mayo, Violeta Parra grabó las 14 canciones que componen este álbum, cuyo registro se produjo en la ciudad de Buenos Aires, para EMI Odeón. Destaca el rasguido caracteristico sobre la guitarra, las poéticas letras y, por cierto, su sola menuda figura que destacó en una serie de presentaciones en el país trasandino.

Aunque, claro, los comienzos del disco tienen una historia menos feliz. Violeta estuvo en Argentina en 1961 en la pampina ciudad de General Pico, donde hizo amistades, impartió cursos plásticos y musicales para mujeres que ya conocían de la artista chilena.

La estadía en Buenos Aires no fue fácil, pero la experiencia tuvo un giro cuando se presentó en vivo a través de la televisión pública. El nombre original del disco era “El Folklore de Chile según Violeta Parra”, pero luego derivó en el título definitivo.

“Canciones reencontradas en París”, (1971)

Acaso uno de los discos más combativos de Violeta, el cual fue registrado en París con tecnología avanzada para la época, lo que permite que en la actualidad escucharla sea un privilegio a casi cinco décadas de su registro.

La grabación se realizó en la capitañ francesa para el sello Arion, cuyo material se mantuvo inédito hasta que su hija Isabel, recibió la cinta en 1970.

El listado de temas son hoy especies de himnos a nivel latinoamericano, tales como “Arriba quemando el sol”, reversionada por grandes artistas como Pedro Aznar o “Arauco tiene una pena”, por Illapú. También lo componen “La carta”, “Rodríguez y Recabarren”, “Paseaba el pueblo sus banderas rojas”, “Miren cómo sonríen” y “Santiago penando estás”.

 

 

“Cantos de Chile” (1980)

Son un total de 25 canciones en un disco cuadrúple que incluye cuecas, tonadas, parabienes e incluso música de la Isla de Pascua, además de los clásicos “Qué pena siente el alma”, “La jardinera” y “Violeta ausente”.

Es un disco esencial para Europa, dado que gracias a él pudieron entender el folclor propuesto por la artista. De hecho, el título original es “Guitare et Chant: Chants et Danses du Chili” de 1956.



Categorías:Musicolocado

Etiquetas:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: