Poemas de Gabriel Álvarez Quevedo

Desde la ciudad de Viña del Mar, el joven poeta Gabriel Álvarez Quevedo nos envía un puñado de sus creaciones que, por primera vez, se atreve a mostrarlas públicamente.

 

 

Femicidio

“lo hice porque la amaba”

 

Su último suspiro

Suspiro masacrado

Desgarrado

Ultrajado

Torturado

¿Cuántas veces lloraste en silencio

y no te escuchamos?

 

El tiempo sigue

Parecemos decirle

 

Pero ya no escucha

El hombre

Ya hizo la tarea.

 

 

Gesto de amor

Me fui

y dejé

en

su

velador

mis condones.

 

 

I

Soy hijo de la Marta, la Francisca, las Marías

Las detenidas desaparecidas

Las violadas desaparecidas

Las torturadas desaparecidas

Y de las que quedaron

Caminado sobre esta tierra

Salpicadas de sangre

Muertas en vida

 

 

 

II

Duermes cansada

el viento se mece al ritmo de tu pelo / deteniendo el tiempo

te miro y pienso:

 

      “Si más ojos te besaran / el mundo caminaría más lento”

 

No saben la sinceridad que esconden tus parpados callados

y tú

tú tampoco lo sabes

 

 

III

Apenas abrieron la empresa

los guardias lo encontraron                       muerto

 

necesidad de la empresa

dijeron

y no le pagaron

horas extras.

 

 

*Gabriel Álvarez Quevedo (Viña del Mar, 1988). Ha realizado talleres de literatura con Enrique Winter y Nicolás Cruz Valdivieso. Sobre el porqué escribe ha dicho: “Escribo como acto cobarde de sobrevivir, en un mundo de egoísmo, de las personas que caminan en línea recta, de las bocas de metro atestadas de gente, escribo… escribo para no perder la esperanza, escribo para retener en tinta esos pequeños momentos de vida dentro de tanta soledad. Escribo por los instantes de humanidad que sobreviven. Escribo porque es la única forma que he encontrado”.