Palabras: armas de doble filo

Por René Marchito

Las palabras condenan, sobre todo en época de elecciones. Este domingo 19 de noviembre, cuando tengamos un poco más de claridad sobre el escenario para segunda vuelta (porque sin duda habrá balotaje) será interesante escuchar los discursos de los candidatos reconociendo su derrota y llamando a votar por alguno de los dos que pasarán a la siguiente instancia electoral. Por cierto, también será atractivo analizar lo que decidirán los respectivos partidos que los apoyaron, porque el trazado de ruta en relación a los pasos a seguir para la segunda vuelta, deben tomar en cuenta lo que se dijeron y lo que no en periodo de campaña.

El domingo en la noche es una buena oportunidad y un buen panorama para ver    -en vivo y en directo- la trama tipo House of Cards de la política nacional. No será necesario recurrir a Netflix si lo que se quiere es comprobar cómo actúan los políticos y los partidos. Porque la realidad supera a la ficción y en época de elecciones la consigna se cumple tal como si fuera un guión aprendido. Mi recomendación es la siguiente. Mantenerse atentos a los discursos que darán Beatriz Sánchez, José Antonio Kast, Marco Enríquez Ominami y Carolina Goic ante su decisión para la segunda vuelta. Me gustaría decir que Alejandro Navarro y Eduardo Artes también tienen algo que decir en todo esto, pero lamentablemente el escuálido porcentaje que marcan ambos juntos en las encuestas no es relevante para sumar fuerzas.

Hablábamos de las palabras como armas de doble filo. Por un lado pueden herir, aunque por otro, pueden matarnos o al menos, como en este caso, lastimarnos. En la serie de debates desarrollados durante el periodo de campaña, los candidatos se atacaron con vehemencia (algunos más que otros). Marco Enríquez Ominami dijo que tanto Guillier y Piñera se encontraban inhabilitados para ser candidatos a La Moneda por líos judiciales. También acusó a Guillier de tener relaciones con el narcotráfico, de demagogo y, por cierto, una de las declaraciones más memorables, es la que utilizó cuando lo calificó como “una vergüenza”, a propósito de las supuestas amenazas de muerte esgrimidas por el diputado Fernando Meza a MEO.

meo-2¿Qué hará MEO la noche del domingo cuando deba a salir a respaldar a Guillier para evitar que salga electo Piñera? En algún momento afirmó de forma tajante y dramática que no iba a cometer el mismo error de 2009 cuando aseguró que “él no era dueño de los votos” cuando reconoció su derrota ante Eduardo Frei Ruiz-Tagle y Sebastián Piñera. Buena parte del electorado votó nulo en segunda vuelta y se le atribuye al actual presidenciable del PRO la responsabilidad de los cuatro años de Gobierno de derecha. ¿Recordará MEO la serie de ataques realizadas a Alejandro Guillier durante la campaña? ¿Cómo se puede hacer un borrón y cuenta nueva después de la serie de desencuentros entre ambos candidatos? Las palabras que deberá elegir deben ser las adecuadas, aunque claro, sabemos bien que los políticos en esto son unos expertos.

Desde esta misma vereda se encuentra el caso de Carolina Goic y Alejandro Guillier. Sabemos que la campaña de la candidata falangista nunca prendió. Aumentó algunos puntos tras el caso Rincón y su condena tajante al abuso machista, pero nunca concitó el interés masivo de la Democracia Cristiana. Incluso, algunos militantes “disidentes” han esbozado la idea de entregar su respaldo público la misma noche del domingo 19 a Alejandro Guillier.goic-7

Pero no es el candidato de la Fuerza de la Mayoría quien está más complicado con toda esta disyuntiva. Por el contrario, tuvo la sutileza de mantenerse al margen de las polémicas con Carolina Goic, salvo algunas excepciones, haciendo gala de su experiencia comunicacional. El problema lo tiene la timonel de la DC quien deberá decidir si apoyará a Guillier o no, tomando en cuenta una carpeta llena de antecedentes que, por cierto, no son buenos. Una larga lista de controversias acumuladas y reflejadas en por ejemplo la falta del programa de Gobierno, las firmas en San Ramón y el apoyo del Partido Comunista al senador por Antofagasta, entre otros desencuentros, será el escenario que deberá enfrentar la candidata. Podría darse la opción de la “libertad de acción”, pero entonces surgiría el cuestionamiento del porqué tanto esfuerzo en levantar una candidatura propia si al final la DC corre el riesgo de quedarse sin pan ni pedazo. Lo dijo tajante: “hoy, con este partido (PC), no están las condiciones para gobernar con ellos”.

jose-antonio-kastDesde el otro extremo el panorama tampoco está del todo tranquilo. Si Piñera creía que con el senador Manuel José Ossandón fuera de carrera sus problemas se acababan, el panorama se volvió a oscurecer con la irrupción de la candidatura de extrema derecha de José Antonio Kast. El problema no es su presencia como tal, sino el contenido de sus propuestas. Piñera, un candidato que se ha autodefinido como de “centro derecha liberal” corre el riesgo de entrar a negociar el sorprendente aumento que ha tenido Kast en las encuestas. Si este domingo la apuesta de extrema derecha llegara a pasar los cuatro dígitos, entonces deberá decidir que hará con ese apoyo conseguido. Ha dicho que “no apoyará a ojos cerrados a Sebastián Piñera”; al mismo que tildó como un “candidato que genera muchas dudas”. Palabras que van y vienen. Palabras que deberán ser analizadas este domingo.

Mi recomendación es que encienda la radio y la tele. Vea las imágenes del televisor en mudo, analice sus gestos, rostros y puesta en escena. Escuche la radio. Estudie el tono de la voz, las palabras que ocuparán, las frases prefabricadas. Al final, se va a dar cuenta que no es necesario ver House of Cards para darse cuenta de cómo funciona todo esto.