“Paterson”. Sobre las pequeñas cosas

Por Jorge Cocio

 “Para comprender el mundo, a veces es necesario apartarse de él”. Albert Camus.

Todos los días para Paterson son iguales: se levanta, va al trabajo, regresa a su casa, sale a tomar una cerveza y vuelve a dormir con su novia. Así de simple. Sin grandes conflictos. Pero en esta ecuación falta agregar un detalle, pues bajo toda esa superficie de hechos sin tensión hay algo que no se puede eliminar: la poesía.

Con esta introducción me hago cargo del comentario sobre la última película del director norteamericano Jim Jarmusch, Paterson. Un filme que nuevamente nos enfrenta con personajes alienados emocional-socialmente sea por su idioma, personalidad o estilo de vida. Pero aunque en este caso no nos encontramos con esos rasgos tan marcados como en anteriores filmes como Flores Rotas o Extraños en el paraíso o Ghost Dog, sí se puede encontrar toda la extrañeza en la visión de mundo que el protagonista tiene en sus momentos de inspiración durante su trayecto a casa o durante su trabajo; esto nos permite comprender que quizás esa monotonía son justamente necesarios para armar su obra.

Bien ya se ha dicho que para hacer arte no hay que pasar hambre, ni frío, sino estar en un estado y lugar que permita la libre expresión.

A través de silencios, planos estáticos o con pocos movimiento, vemos la vida diaria de Paterson (Adam Driver), un chofer de autobús y que vive con su pareja Laura (Golshifteh Farahani), la cual es libre y que sueña con ser una cantante de country. Viviendo en un lugar llamado de la misma manera que el protagonista, donde pareciera que poco y nada ocurre.

Si bien el artista nuevamente está presente como en su anterior filme Sólo los amantes sobreviven (2013), la visión no es ya del artista romántico como punto de inflexión, sino el artista cotidiano e inspirado en este caso de William Carlos Williams; un poeta que al igual que el protagonista se dedicaba a la poesía y a otra labor para mantener su trabajo artístico.

Lo anterior me lleva también a hacer algún tipo de conexión con una clásica obra del director de la década de los noventa, Dead Man, pues ahí el poeta está fuertemente presente. Sólo que ambos vates son muy distintos. Mientras el primero desde sus acciones presenta su visión, en el segundo es en la intimidad ante el papel donde se explaya, antes de empezar su recorrido, durante el almuerzo o en instantes extraños durante el silencio especial.

Porque hay tantos tipos de poetas como poesías que es imposible resumirlas en un solo ser, pero al menos nos puede tranquilizar el hecho de que alguien por ahí en un autobús, café o en una esquina cualquiera la sigue construyendo a pesar de todo fijándose en detalles tan banales para muchos como una caja de fósforos, una sonrisa, una mirada, un sándwich o el mecer de las hojas de los árboles en un puente que le permita continuar con su labor de artesano de la palabra.

 

paterson-494875254-large.jpg

 

Título: Paterson

Director: Jim Jarmusch

País: Estados Unidos

Año: 2016

Duración: 1h 58m