Manuel Brugal Kundhardt, escritor dominicano: “Trujillo fue un muy mal ejemplo para la sociedad dominicana”

  • El autor estuvo en Chile lanzando Lo que vieron las casas victorianas (Editorial Cuarto Propio), ópera prima que narra la vida del doctor Ignacio Montilla como integrante del Frente Interno de Liberación, un grupo insurgente que nació para combatir una de las dictaduras más crueles y sangrientas de la historia latinoamericana.
IMG_6924

“La novela es histórica, eso no me afecta”.

Texto: Felipe Valdivia Medina.

Chile no le es ajeno. La relación que mantiene el escritor dominicano, Manuel Brugal Kundhard con nuestro país, se remonta a 1979 cuando llegó a trabajar a una nación que aún sufría por una sangrienta y cruel dictadura.

Durante sus 16 años de residencia presenció cómo el totalitarismo de Pinochet fue opacándose hasta que triunfó la democracia en 1989: “tuve la suerte de ver el triunfo del No. Fue muy alegre y bonito ser testigo de la algarabía de la gente celebrando el final de una época oscura”, recuerda.

Un periodo tan tenebroso y terrible como el que tuvieron que experimentar en República Dominicana durante 31 años, cuando en 1930, Rafael Leónidas Trujillo inició una de las más crueles, sanguinarias y condenables dictaduras de Latinoamérica.

Fueron poco más de tres oscuras décadas que Brugal quiso documentar a través de Lo que vieron las casas victorianas (Editorial Cuarto Propio), cuyo protagonista, el doctor Ignacio Montilla Alonso, simboliza la resistencia y el combate insurreccional desde el Frente Interno de Liberación.

–El personaje está inspirado en el doctor José Augusto Puig, fundador de este movimiento revolucionario del cual no hay mucha información. ¿Es una suerte de reivindicación a su imagen?

DR.-PUIG.jpg
José Augusto Puig. Imagen: NotiPlata.

–Es un hecho novedoso en la historia de República Dominicana, nunca se ha publicado nada sobre el Frente de manera formal. Una vez entrevistaron a este doctor y ahí narró algo sobre el movimiento, pero no se había editado un libro.

 

–Tu intención entonces es reivindicar esa parte de la historia que al parecer se encuentra olvidada…

–La novela es histórica, eso no me afecta. Lo importante es que todas las referencias históricas estén relacionadas con el o los personajes, porque si no las vinculas con ellos, entonces la novela pasa a ser un libro de historia. Definitivamente es una obra centrada en ese personaje central.

–Intentando investigar más sobre el doctor Puig y el Frente Interno de Liberación es poca la información disponible. ¿Cómo te nutriste de datos para poder elaborar esta historia?

–Tuve la suerte de acceder a un documento inédito que él mismo elaboró sobre el Frente. En ese documento él decía que lo iba a terminar con una entrevista a un familiar que también participó en el movimiento, pero luego el doctor murió y nunca se terminó el trabajo. Yo tuve acceso a una buena información.

–¿Qué pasó con él después del ajusticiamiento a Trujillo?

–Llegó a ser candidato a Vicepresidente en las primeras elecciones democráticas apoyado por una agrupación que originalmente reunía a muchos opositores de la época de Trujillo. Pero no tuvo éxito, porque esa gente no tenía experiencia política.

Régimen del terror

Brugal se toma su tiempo antes de contestar a cada pregunta. Pareciera escarbar en cada rincón de sus recuerdos para fabricar una respuesta adecuada y es en ese mismo proceso en el que revela que él también tuvo familiares que fueron víctimas de esta horrorosa dictadura.

Los jóvenes decidieron enfrentarla arriesgándose a ser descubierto, porque las amplias redes de apoyo con que contó Trujillo eran innumerables, tal como ocurrió acá en Chile con Pinochet.

Hay una parte de la novela en la que Ignacio reflexiona: “¿Vale tanto la dignidad? (…) El problema no es cuánto vale, sino lo que significa vivir sin ella. Implica arrastrase, sentir en cada minuto de tu existencia que no la mereces, porque la vives como una renuncia a lo que eres. Es correr el riesgo de que tus hijos sigan tu ejemplo y se prolongue en ellos el deshonor de tu claudicación. Es caer en la ignominia”.

–¿Qué motiva finalmente a Ignacio a luchar contra Trujillo?

–Cuando hay una dictadura no hay libertad ni justicia, los derechos están en riesgo, entonces hay gente que no se conforma con vivir así. En el caso de una dictadura tan fuerte como la de Trujillo, la única opción que había era derrocarlo a través de las armas, porque no tenías posibilidad de movilizarte públicamente en las calles, todo estaba prohibido.

IMG_6916–Al parecer él estaba un poco dubitativo por ingresar al Frente…

–No creo que él tuviera dudas. Lo que pasa es que cuando uno se embarca en esos movimientos hay que ser muy cuidadosos, porque en un régimen como el de Trujillo había un sistema de espionaje muy generalizado, no solamente de espías pagados, sino que de espías que lo hacían porque quería.

–¿Qué tan importante es para Ignacio el apoyo de su mujer, Rosa?

–Muy importante. Ella también era anti-trujillista, quizás no como militante, pero se identificaba con las ideas de él. Tanto en la novela como en la realidad contó con el apoyo de su familia, porque él era una víctima del régimen y además una persona valiosa. Ellos lo admiraban mucho a él.

­–Sin embargo, Ignacio cae en el alcohol frustrado por las fallidas acciones del Frente …

–Después que termina la dictadura el alcoholismo sigue, porque ya está instalado, entonces ahí no tiene respaldo ni de los hijos ni de la esposa y ella lo conmina a que se recupere, porque de manera contraria lo va a perder.

–¿Así como el alcoholismo de Ignacio puede leerse como una secuela de la dictadura, qué otras consecuencias quedaron en la sociedad dominicana?

–Trujillo fue un muy mal ejemplo para la sociedad dominicana, porque dejó en los dominicanos, sobre todo en los hombres, el deseo de ser un Trujillo. Él era el jefe absoluto del país, el hombre más rico, controlaba un montón de empresas y usaba el Estado para enriquecerse, pero también era el macho

–¿Hablamos de abusos sexuales y violaciones?

–Trujillo iba a un pueblo y si veía a una mujer atractiva la elegía para hacerla suya. Entonces dejó en el subconsciente del dominicano ese deseo de poder absoluto en todos los sentidos del hombre que conquista a todas las mujeres que quiere. Además era una persona que se hacía adular, por tanto tenía todo un sistema de adulación. Esa es una muy mala herencia que dejó.

–Hay tres intentos importantes, pero infructuosos por derrocar a Trujillo que dejó a sus promotores y guerrilleros muertos o encarcelados sufriendo violaciones a los Derechos Humanos. ¿Cómo logró Trujillo perpetuarse en el poder? ¿Realmente tenía el apoyo mayoritario de las Fuerzas Armadas?

–Tenía el poder mayoritario de las Fuerzas Armadas. Él pudo quedarse en el poder, porque instaló un régimen de terror inmediato comenzando a fusilar a todos los enemigos. Entre el primer y segundo año todos estaban muertos.

 La juventud idealista

Investigando, escuchando y leyendo una serie de testimonios de víctimas, queda una sensación de horror y mucha tristeza. Los jóvenes revolucionarios también son parte de la lista de víctimas. Además del doctor Puig está también Fernando Spignolio, uno de los artífices del Frente Interno de Liberación.brugal

“De todos esos personajes que estuvieron en el Frente, el que tenía un anti-trujillismo más visceral era Spignolio, porque su padre lo era y se lo inculcó desde muy joven. Dedicó su vida a eso”, afirma Brugal mientras hojea las páginas del libro.

–El paso por la universidad también lo marca bastante. ¿En este sentido crees que todavía tienen alto valor los movimientos estudiantiles para los cambios sociales?

–Yo era muy joven cuando mataron a Trujillo. Yo pertenezco a una generación frustrada, porque llegamos a la democracia con un montón de ideales, sueños y esperanzas y toda la historia de esa época hasta nuestros días ha sido un periodo de frustraciones sociales. La generación que ha ido surgiendo en las últimas décadas es totalmente distinta.

–¿En qué sentido?

No es que no se den cuenta de los problemas. Es una generación que está pensando en lo que van a trabajar y los futuros negocios que harán. Es una generación que no esta en política.

–Es una generación más perdida a tu juicio…

–Para mí es una generación que es poco funcional para los intereses generales de la sociedad dominicana, porque debieran participar más en política o en las actividades sociales. Yo no digo que se dediquen solamente a eso, nuestro caso fue un poco excesivo al estar soñando todo el tiempo con una revolución. Creo que eso está ocurriendo en muchos países de Latinoamérica.

–Pero acá en Chile la tercera fuerza política, el Frente Amplio, nace precisamente desde el movimiento estudiantil en las universidades…

–El movimiento estudiantil ha hecho que la juventud se integre un poco más a la política. Con las demandas de cambio que hubo aquí al sistema de educación surgieron dirigentes que ahora son políticos, eso es bueno. Pero yo creo que acá en Chile la participación de la juventud no es tan intensa ni generalizada como en la época de Allende o Frei.

–Eran otros tiempos también…

–Es cierto.

victorianas.jpg

–¿Por qué escogiste este título para tu novela?

–Lo que hice fue personalizarla con ese título, porque lo que observaron las casas victorianas fue lo mismo que observó Puerto Plata y fue lo mismo que observó el país: la dictadura de Trujillo que fueron 31 años de gobierno y la perversidad de Balaguer, presidente títere de Trujillo.

 “Me gustaba Guiller como periodista”

Aunque abandonó nuestro país en 1994, Brugal siempre ha estado pendiente de la contingencia nacional. Sabe muy bien lo que está en juego en estas elecciones presidenciales, las demandas sociales que se han instalado durante estos últimos años y, por cierto, el escaso interés que ha mostrado la gente por ir a votar en los últimos comicios.

También está enterado del desarrollo de los juicios por casos de violaciones a los Derechos Humanos durante la dictadura de Pinochet, la muerte de muchos militares responsables de vejámenes y, por cierto, de los actos reparatorios de algunos organismos del Estado.

¿Qué pasa con el perdón, la memoria y el recuerdo de una dictadura? Pienso en el caso chileno. Pinochet nunca fue juzgado ante tribunales chilenos.

–En Chile por lo menos están castigando desde hace algunos años a muchos torturadores y criminales. En República Dominicana no se ha castigado a nadie. Hubo un solo caso en el cual se juzgó a los criminales que asesinaron a las hermanas Miraval, pero después fueron liberados. Esta impunidad ha seguido así.

¿Pero la sociedad dominicana no habla sobre el tema?

–Ahora recién se está comenzando a introducir en la enseñanza todo ese periodo. Está el Museo Memorial de la Resistencia Dominicana que está haciendo una buena labor en ese sentido.

–¿Pero queda una parte de la sociedad que apoye a Trujillo? Acá, por ejemplo, ha reflotado un incipiente pinochetismo gracias al ex candidato presidencial de extrema derecha, José Antonio Kast.

–Allá no sucedió porque constitucionalmente se prohibió. Pero ahora ha surgido un nieto de Trujillo que dice que quiere ser candidato el 2020, pero yo no le veo muchas posibilidades, pero uno nunca sabe. Los gobiernos democráticos han sido muy irresponsables en República Dominicana.

¿Y los historiadores dominicanos no escriben sobre el tema?

–En República Dominicana se ha escrito mucho sobre la época de Trujillo, hay muchos libros. El problema es que muchos de esos contenidos no van a la enseñanza.

¿Cómo ves el panorama actual de nuestro país, considerando que en esta elección se han instalado los conceptos “avanzar” o “retroceder”?

–Yo lamento que la antigua Concertación se haya desintegrado, porque muchas de las cosas buenas que se han hecho en Chile en el periodo posterior a Pinochet se les debe a ese conjunto de partidarios que fue algo muy beneficioso y necesario para poder derrocarlo. Ahora existe este movimiento del Frente Amplio que no critico las reivindicaciones que tienen, pero a la juventud le cuesta tener que aceptar realidades duras. Si ni apoyan a Guiller va a ganar Piñera.

–¿Te gusta Guiller?

–No lo conocía como político, sino que como periodista y me gustaba como periodista.isa

 

Revisa también

 

Mayol anuncia que votará por Guiller, a través de carta abierta

Izquierda Autónoma entrega su apoyo a Guiller



Categorías:Entrevistas

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: