Francisco: ¿Estrategia de la Iglesia Católica para salvarse de su naufragio universal?

Por Angie Crisne*

Antigua y añeja institución religiosa cementada por milenios en millones de seguidores, liada a guerras, persecuciones políticas y muertes bajo el emblema de “paz y hermandad”. Persistiendo en sus fines, favorecida por sociedades dormidas y ojos vendados que permitieron que su poder se fuera incrementando y haciéndose cada vez más sólido. Con innovaciones básicas y elementales, no existenciales, coincidentes a cada una de las etapas históricas de cada pueblo y sociedad, que fueron cubriendo y tapando actitudes y acciones de sus miembros amparados por el velo de impunidad.

Hoy, en el presente se encuentra inmersa en una sociedad que ha comenzado a despertar y exige respuestas firmes y valederas frente a las muchas antinomias de su accionar. En una sociedad de cambios profundos, donde todo está expuesto y todo se sabe, nadie se calla. En una sociedad en transformación que busca encontrar un rumbo, un norte y que por ende necesita del análisis exhaustivo y la reflexión de todo aquello que está en su camino. La Iglesia Católica está en el camino. Y sus miembros con sus doctrinas y accionar también están en la mira.

Una institución añeja donde la innovación y el cambio no se ha hecho presente aún. Intentan seguir manteniendo y manejando a sus seguidores con las mismas bases que le permitieron hace varios milenios atrás, perpetuarse en el mundo. Una institución que no ha evolucionado. Que cosecha resultados no fructíferos y que centra su interés en las consecuencias para solucionarlos y no las causas que los provocan, haciendo así que toda su atención se centre en encontrar cualquier estrategia que le permita seguir existiendo sin abordar cambios existenciales y esenciales. Una institución que se ha quedado en el tiempo pero que lucha hoy, a como sea, para no ser olvidada.

Francisco, máximo exponente de la pirámide religiosa frente a la sociedad, elegido por su clan en virtud de su humildad y amor por los pobres, por su sencillez y austeridad. Ícono adecuado en pos de estos tiempos para poder seguir usufructuando la palabra de Jesús de la misma manera, de la misma forma que siglos atrás, tratando de cubrir las muchas antinomias que surgen de las variadas acciones de los llamados “ciervos de Dios”. Cara visible en la realidad social, pidiendo perdón en sus nombres, haciéndose parcialmente responsable por el desviado comportamiento de alguno de sus compañeros. Tomando con entera libertad el juzgar o apoyar a quien él cree libre de pecado. Tratando de apaciguar y calmar el torbellino actual que le exige hacerse cargo y responder por aquellas personas que, amparadas bajo el lema de enseñar en el amor y dar amor sin fronteras, actuaron deslealmente con los que confiaron y creyeron en ellos.

Las bases de la sociedad actual comenzaron a vibrar hace un tiempo y cual simil terremoto, dichas vibraciones se sienten más y más con el correr de los días, dejando al descubierto el accionar de cada una de las instituciones que la conforman, dando el punta pie inicial para el análisis y la reflexión masiva, originando que nos preguntemos hacia dónde queremos guiar nuestros pasos.

¿Será que la “religión” propiamente dicha deberá ser entendida como una relación individual entre cada uno de nosotros y el llamado Dios, Universo, Ley fundamental, dejando así, sin valor al armado y construido “culto” que se sustenta en libros sagrados, construcciones edilicias, ciervos pagos, fieles fervientes y ritos sistematizados?

Mientras hay vida hay esperanza. Bienvenidas vibraciones que nos llevan al análisis reflexivo de las mismas en materia personal y social, manteniendo la mente y la razón en las posibles soluciones conociendo las causas.

Lo fértil y productivo es buscar e intentar siempre reestructurar la situación conflictiva y no permitirnos quedarnos en ella.

“Un rayo de sol es suficiente para ahuyentar a muchas sombras”, dice Francisco de Asís.

 

Por Angie Crisne*. Vive en Coronel Suárez, Argentina y es docente. Escribe regularmente sobre el proceso del despertar de la conciencia y sobre Metamedicina.



Categorías:Espacio Abierto

Etiquetas:, , , , ,

2 respuestas

  1. Comparto tu manera de reflexionar aún hay mucho por evolucionar! Espero más de tu mirada. Saludos mary

    Me gusta

  2. Muy bueno el artículo Angie!!!para reflexionar más allá de las creencias de cda uno, me quedo con la frase de San Francisco de Asís que mencionaste: “Un rayo de sol es suficiente para ahuyentar a muchas sombras”…Gracias por tus reflexiones, siempre nos hacen pensar, te quiero mucho y a seguir esctibiendo y creando!!!!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: