Cuidado: su fotografía puede ser utilizada para una página porno

Por Denise Griffith*

Existe gente solidaria en Internet. Como la persona que me envió un mensaje privado en la página artística Deviantart para avisarme que una de las fotografías que había publicado en ese mismo lugar, donde yo me sentía segura, aparecía en una página pornográfica australiana. Era una fotografía en la que yo tenía dieciséis años y me mostraba en un primer plano con un vestido negro y un antifaz de plumas rosas y celestes. La pusieron en esa página con un breve texto en inglés que decía que me llamaba Sarah, que estaba casada y que buscaba una aventura que me sacara de mi aburrimiento, lo cual no tenía nada que ver conmigo. Además, decía que si querían chatear conmigo, tenían que agregar determinado mail. ¿Y a quién pondrían en mi lugar entonces? ¿Se darían cuenta o no de que no era la misma persona? ¿Qué harían en ese chat? Por más que la información fuera falsa, había un pedazo de mí en esa publicación.

 

*

No había sido una de las fotografías más populares de las que yo tenía exhibidas, en su momento pensé que la habían visto pocas personas, mucho menos me podría haber imaginado la realidad. Ningún sitio en Internet es seguro por más que lo parezca. Es una pena perseguirse con que cualquier fotografía puede terminar en una página subida de tono, así como es una pena tener que preocuparse de que a una la acosen por una vestimenta provocativa. No voy a dejar de subir fotos de fiestas de disfraces solo porque existen pervertidos en la web.

*

Lo que hice fue reportar la página y tratar de obtener consuelo del hecho de que mi fotografía estaba entre las publicaciones viejas. Lo cierto es que fue algo que me hizo reflexionar sobre la pornografía en general. Hay dos posturas feministas muy enfrentadas en cuanto a la pornografía. Yo soy de las que están en contra de todo tipo de pornografía: la infantil (como fue mi caso, que era menor de edad) y la no-infantil. Intencionada o no, la pornografía degrada a la mujer. Claro que las mujeres también podemos disfrutar de la pornografía pero no por eso está bien. Así como no está bien que la mujer sea la dominada, tampoco estaría bien que el hombre fuera el dominado. Se ponen en juego relaciones de poder. Siempre hay un desequilibrio, que es todo lo contrario de lo que busca el movimiento feminista. Se puede sobrevivir sin pornografía tranquilamente, cualquiera sea tu género.

 

*Denise Griffith nació en Buenos Aires, Argentina. Es poeta y escritora y actualmente estudia traductorado y profesorado de inglés y también dedica su tiempo a dar clases a diferentes edades



Categorías:Columnas

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: