El problema de raíz de la violencia

Por René Marchito

El ex candidato presidencial de la ultraderecha, José Antonio Kast, fue atacado y golpeado por un grupo de personas de extrema izquierda en la ciudad de Iquique, mientras intentaba dar una charla en la Universidad Arturo Prat. Días antes, sucedió un hecho similar en Concepción, donde no pudo concretar su conferencia, aunque en ese caso no hubo violencia física de por medio. El ex parlamentario visitó en el Palacio de La Moneda al Ministro del Interior y Seguridad Pública, Andrés Chadwick, recibiendo el apoyo del Jefe de Gabinete y, por cierto, condenando enérgicamente los hechos de violencia. Amplia difusión a un suceso repudiable desde todo punto de vista, pero que posiciona a José Antonio Kast en un peligroso sitial de víctima, el cual ha sabido aprovechar y capitalizar para posicionarse en la ansiada tribuna comunicacional que tuvo durante los últimos días.

Pero el problema es más profundo y va más allá de los condenables golpes que este grupo de personas protagonizó contra el otrora senador. La disyuntiva surge desde la raíz del problema que es la escasa condena y sanción que tuvo el Estado de Chile con la dictadura militar y que hasta el día de hoy permite la difusión de ideas fascistas como las que promulga Kast. Pinochet murió sin siquiera recibir una condena en nuestro país, entonces esa herida que aún persiste en los familiares de los miles de asesinados nunca ha sido cerrada ni menos sanada; por el contrario, es una lesión que sigue abierta y que cada vez que se toca, sangra el odio del autoritario régimen. ¿Qué tiene que ver todo esto con José Antonio Kast? Mucho en verdad.

En cualquier democracia sólida, fuerte y decidida se penalizaría a las personas que hablan a favor de un régimen dictatorial y asesino como el de Pinochet o a quienes rinden homenaje a través de calles o fundaciones con el nombre de un dictador o una fecha que recuerde tal suceso. Ocurre en Alemania, con los Nazis. ¿Por qué acá no? El Estado de Chile, lamentablemente, nunca selló con normas legislativas la condena unánime al régimen y a las violaciones a los derechos humanos. Por eso el escándalo cuando la ex alcaldesa de Providencia Josefa Errázuriz cambió el nombre de la calle 11 de septiembre por Nueva Providencia. Por eso hoy tenemos a personeros que han ido apareciendo en la esfera pública defendiendo las ideas más recalcitrantes del pinochetismo. Porque el Estado se lo permite. Y ahí está ubicado José Antonio Kast.

Pero mencionábamos recientemente la idea del papel de víctima. Kast sabe bien cómo jugar desde esa posición apelando de forma majadera a la libertad de expresión, el debate de ideas y el peligro que corre el país si es que la “izquierda ideológica sigue avanzando de la manera en que lo ha estado haciendo durante estos últimos cuatro años”. No hay que confundir libertad de expresión ni tolerancia, con la propagación de ideas fascistas y odiosas, cuya consecuencia anunciada es la repudiable golpiza que sufrió en Iquique. De alguna manera ahí está la raíz del problema.

Las constantes provocaciones de Kast en los distintos debates buscaban que en el otro lado, desde la extrema izquierda pisaran el palito. Hasta que lo consiguió. Ahora, habrá que aguantar el oportunismo que logró encontrar el representante de la extrema derecha chilena siendo ampliamente difundido tras su golpiza y cuyo epílogo será nada menos que la capitalización de ese peligroso 8% que consiguió en la primera vuelta en las elecciones presidenciales, fundando un movimiento con un séquito que podría seguir creciendo. No hay que olvidar que el movimiento fascista chileno ha ido cobrando vida gracias a la tribuna que se le da a Kast. Un monstruo que crece gracias a la débil decisión del Estado chileno que permite la difusión de este tipo de ideas.



Categorías:Chile País Generoso

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: