El problema de la congestión vehicular

Por René Marchito

La postal se repite cada fin de semana largo, como un majadero dejá vù: congestión vehicular intensa en las diferentes autopistas interurbanas del país y un verdadero caos en las plazas de peaje de las rutas cercanas a la Región Metropolitana. El fin de semana largo correspondiente a Semana Santa no fue la excepción y a pesar de las innumerables medidas de mitigación y contingencia que se tomaron, no estaba en el cálculo de las autoridades la congestión histórica que se registró en las rutas que conectan Santiago con el resto del país.

El problema, según explicó el Subsecretario de Obras Públicas, Lucas Palacios, es que este colapso histórico se produjo debido al peak de circulación de vehículos, que llegó a 4.400 autos por hora, en circunstancias que la autopistas (en este caso, la Ruta 68) colapsa con 3.400 móviles por hora. Juzgue usted el panorama.

Pero más allá del hecho noticioso y del llamado realizado por el Ministerio de Obras Públicas a crear una mesa de trabajo entre los distintos actores involucrados en la materia, habría que analizar esta problemática extendiendo el prisma del conflicto. Porque la disyuntiva ya no sólo se circunscribe a temas viales, sino que también incluye ámbitos que competen a decisiones que pueden tomar las empresas privadas, cuya responsabilidad de la problemática recae en un gran porcentaje sobre lo que está ocurriendo en las autopistas de Chile. A eso, sumémosle el crecimiento de poder –con el paso de los años– en su control por sobre las propias autoridades gubernamentales.

Rutas del Pacífico es la empresa concesionaria que tiene a cargo la mantención y funcionamiento de la Ruta 68 que une las ciudades de Santiago y Valparaíso/ Viña del Mar. En la práctica (y en la ejecución), la concesionaria tiene mucho que decir en un evento de congestión vehicular como el que se registró el fin de semana largo de Semana Santa.

Como casi todos los servicios en nuestro país están en manos de privados, el lobby juega un papel esencial en todo esto. La política, los negocios y los conflictos de interés asoman descaradamente al momento de firmar los contratos de las concesiones. Por eso a las autoridades les tiembla la mano al momento de fiscalizar, aplicar multas o concretamente terminar de forma anticipada la concesión. Nada nuevo. Ya lo decíamos; en un país en que los servicios básicos están en manos de privados los empresarios pueden hacer y deshacer a su antojo. Ejemplos hay muchos: Aguas Andinas, con los recurrentes cortes de agua en la Región Metropolitana, sin ningún tipo de sanción; el alza de tarifas en las autopistas de Santiago, que ya se ha hecho un clásico; el aumento de los precios en las isapres, que también se convirtió en una tradición anual, entre otras. Podríamos seguir con un montón de ejemplos. Pero volvamos al foco de esta columna.

En un reportaje publicado por radio Biobío en 2014, se evidenciaban las enormes utilidades y ganancias que poseen las concesionarias que controlan las autopistas de nuestro país. En el reportaje –que se puede revisar en http://www.biobiochile.cl/especial/noticias/reportajes/reportajes-economia/2016/10/07/las-brutales-ganancias-de-las-rutas-concesionadas-se-podrian-hacer-mas-de-90-carreteras.shtml– se afirmaba que 21 rutas concesionadas, la mayoría adjudicadas bajo el mandato de Eduardo Frei Ruiz-Tagle, con un total de 11 carreteras, hay 4 con los más altos niveles de ganancias, con un total por sobre los 3 billones ($3.425.832.175.608).

“Lo sigue el expresidente Ricardo Lagos con 4 adjudicaciones, entre ellas la quinta ruta con mayor ganancias (Interconexión Vial Santiago-Valparaíso-Viña por un total de $1.391.140.387.282 pesos); Sebastián Piñera, con 4 tramos, y finalmente, durante el primer gobierno de Michelle Bachelet se concesionaron un total de 2 rutas”, agregaba el artículo.

Estamos frente a un poderoso negocio controlado por empresarios que a nuestras autoridades les da miedo fiscalizar y cuyo control simplemente se les escapó de las manos. Es lógico que a las empresas les convenga que las rutas colpasen, porque de igual forma los automovilistas deberán pagar el valor del peaje. Pero aquí entramos en otro tópico. El explosivo aumento del parque vehicular que sigue y sigue creciendo. Mientras más créditos otorgados con una facilidad impresionante e inescrupulosa por parte d ela banca, se seguirán registrando tacos infernales de automóviles en las calles, que dicho sea de paso, ya no pueden soportar tal cifra de móviles. Las calles son las mismas que albergaban a un parque automotriz mucho menor de unos años atrás.

Todo está conectado. Volvamos al problema de las autopistas y la congestión. Si se sigue fomentando la autonomía y accionar de la empresa privada, continuarán las mismas postales de cada fin de semana largo, mientras que los abusos, como por ejemplo, el cierre arbitrario del túnel Zapata durante dos días o el desacato a la orden de la autoridad de levantar las barreras de los peajes, se convertirá en una práctica acostumbrada de la empresa privada. Aunque claro, hace rato que ya lo es.

El panorama se ve oscuro. ¿Por qué? Las respuestas son las siguientes: El parque vehicular de nuestro país seguirá creciendo, gracias a los generosos y fáciles créditos otorgados por la banca; las concecionarias a cargo del control de las autopistas, seguirán generando jugosas utilidades y continuarán aumentando su poder por sobre el Estado; y, por último, las autoridades se mostrarán aun más impávidas ante el abuso de estos empresarios. Quisiéramos creer lo contrario, pero así como van las cosas, es difícil creer algo diferente.



Categorías:Chile País Generoso

Etiquetas:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: