Resplandor del oro amanerado: 4 poemas desde México

Desde méxico nos llegan los premiados y reconociso trabajps de Aleqs Garrigóz*.

 

Amor así

Mi pensamiento ha adquirido las dimensiones
del espanto y el castigo: es ya unas tijeras
que podan mis mínimas capacidades,
ya una silla eléctrica que se activa si vuelvo a pensar en ti.
(¿Y el corazón? ¡Una bomba de tiempo…!)

Hay días muy últimamente
en que me siento a la orilla de mí mismo
sólo para esperar verte pasar;
en los que el aire, por mí enrarecido, apaga las pocas señales
que me atrevo a encender buscando tu atención.
Hay noches de plomo. Que aplastan…

Quiero ir a donde tú vayas,
seguirte como un perro babeante, pero cariñoso,
que retoce dando vueltas a tus pies,
buscando tu mínima caricia.

Y porque te amo a sangre fría…

Salgo de mí, voy en tu persecución
como una alondra queriendo disparar al cazador.
Pero no pretendo asesinarte;
sino sólo hacerte un poco de daño,
por comprobar que existes.

 

Voluntades

Si yo fuera un violín en tus manos,
no me importaría ser un violín triste,
siempre que me tocaras con esa habilidad tuya
de arrancar gemidos obscenos.
Que no sólo rasgaras mis cuerdas:
también carne y voluntad.

Quiero vivir siempre dependiente de tu amor,
porque eres mi única manera de relación con el mundo.
Pero, a pesar de la liviandad con que hablo de tu esmegma,
no me des palabras para volar a alturas ilusorias
si no podré siquiera, de un paño abandonado junto al retrete,
respirar el olor tus genitales.

¿No ves que cuanto más me alejas
más te amo? ¿Qué entre más ridículos seamos,
pero juntos, es mejor?

Ay, me digo poeta para decir sandeces;
para comer golosamente, hincado,
de tu mano que sabe premiar mis desorganizaciones…

Pongan una esponja impregnada de tu sudor en mi boca,
un ofrecimiento de licores rosados
junto a la cama de clavos donde habremos de yacer.

Seré, desde ahora y hasta que alguien me asesine por envidia,
tu muñeca sexual de plástico…

 

A tus labios

Tus labios son tan finos que, parece,
podrían quebrarse al besarme.
Como de niño son, si bien los miro enmarcados
en tan tremenda adultez, adiestrada por sí misma
en violar con la lengua florecillas púberes,
en beber su néctar escurridizo
para así emborracharse…

Y se me antoja lamer de ellos
todo lo que me sea ofrecido:
una saliva alcohólica, rastros de cocaína,
un terrón de azúcar extraviado como nosotros.
Que tus labios me devoren
sin que tu atención repare en ello,
tan naturalmente, como natural es el asesinato…

O mejor aún:
que me recorran a besos haciéndome reír
más allá de los límites de la locura.

De tus labios quiero mamar todo lo que necesitaré
antes de morir. Debido a ellos quiero morir.

Déjame en tus labios ensayar todo lo anormal
que la libido pueda imaginar.
Prémiame luego con un escupitajo.

Y, si quieres, hazme cachitos para que, asado,
tus labios me saboreen.
Y luego me desprecien.

 

Castillos en el aire

Soy tuyo más allá
de la dilatación de los esfínteres
y la actitud receptiva de mucosas.
Más allá del ritual extravagante con que te invoco
y del nombre mío tembloroso. Desciende a mí
una noche de centellas de plata
y alegres metrallas enloquecidas,
para anudar tu vida a la mía
y hacer juntos camino por los lúcidos terrenos
de la sensualidad desbordada,
toda henchimiento y lubricaciones.

Dame luego tus besos pegajosos,
tu barba de tres días para limar mis mejillas
y el árbol de tus venas con todo el poder
de llevarnos directo a la combustión,
para así completarme.

Mi cerebro se expande si imagino
mi docilidad huérfana acunada en tu pecho,
ese día de nuestro encuentro
irradiando desde todas direcciones.

Eres una esfera.
Y yo soy el observador paciente
que sobre la tierra la mira arder
e iluminar la noche de este mundo extraño
en el que se necesitan dos
para lograr el coito.

 

 

*Aleqs Garrigóz (Puerto Vallarta, México; 1986). Escribió “Abyección” (2003); “La promesa de un poeta” (2005; Premio Adalberto Navarro Sánchez); “Páginas que caen” (2008, 2013; Premio Municipal de Literatura de Guanajuato) y “La risa de los imbéciles” (2013, Ganadora del I Concurso Internacional de Poesía de Emergente Nauyaca) y “El niño que vendió su alma al Diablo” (2016). También han sido premiadas sus obras “Galería del sueño” (Premio Espiral de Poesía 2011, de la UG); “En la luz constante del deseo” (Premio Espiral de Poesía 2012, de la UG); “Despiértame en otro mundo” (Mención Honorífica en el I Concurso de Cuento y Poesía de la Universidad Marista de Querétaro, 2013); “Penetrado por el amor” (Mención Honorífica en el V concurso editorial “El mundo lleva alas”, 2012), “Resplandor del oro amanerado” (Tercer premio en el VI Concurso Nacional de Poesía María Luisa Moreno, 2014). Ha publicado poemas en medios impresos y electrónicos de México, España, Colombia, Estados Unidos, Colombia, Argentina, Honduras, Perú, Nicaragua, Chile y Suecia. Poemas suyos han sido traducidos a cinco idiomas.



Categorías:Tinta y pluma

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: