Narración intimista: El vestigio del silencio, de Jorge Yacoman

Por Juan Pablo Sáez*

Como bien lo refleja su título, la primera novela del cineasta Jorge Yacoman (Santiago, 1988) se interna en las huellas de la desmemoria, del olvido. El protagonista, Harry Dillard, un joven de unos veintitantos años, narra lo que inicialmente parece ser un drama amoroso de juventud, centrado en la figura de una muchacha llamada Frances Bilodeau. La narración parece encaminarse hacia allá hasta que nos enteramos de que Frances es la sobreviviente de una tragedia en la que participa el propio Harry. “Los hechos que sucedieron después del accidente desaparecieron en su mayoría, pero tengo la jodida sensación de haber matado a una chica con mi auto, que la atropellé cuando mi coche se volteó”, señala el narrador en relación a esta misteriosa muchacha.

Y es que el lector se entera de lo que realmente sucedió en dicho accidente recién en el último cuarto de la novela. La narración abigarrada, a ratos sofocante (la novela está escrita sin puntos apartes), y dispersa de Harry Dillard está permanentemente dominada por la omnipresencia de Frances de cuya existencia, sin embargo, dudamos todo el tiempo. El accidente provocó una amnesia parcial en Harry, quien no solo no logra reconstruir lo acontecido sino que, a raíz del trauma, se ve invadido por una paranoia que lo lleva a imaginar una serie de escenarios alternativos que lo llevaron al accidente, entre ellos un asalto protagonizado por él mismo y por un sujeto llamado Tom. En la memoria desmembrada de Harry se cuela también la figura de su hermano, quien ha muerto hace algunos años. El personaje central de esta novela se ve, de esta manera, invadido por una serie de fantasmas: parientes muertos o personas que él mismo conoció alguna vez y a las que ve formando parte de un acontecimiento imaginado.

De lo único que tenemos certeza es que el accidente efectivamente ocurrió. Lo sabemos por las consecuencias que éste trajo a la vida de Harry. En un pasaje del libro, el protagonista dice: “Acaricio la cicatriz de mi hombro, una cicatriz del tamaño de una almendra. La cicatriz es suave y me temo que podría romperse si la toco demasiado. Después toco la larga cicatriz en mi cabeza, también blanda, ya no hay cabello que crezca allí, y cuando toco un lado de ella siento que toda la cicatriz arrastra una especie de tejido debajo de ella”. Las heridas que porta el protagonista son los únicos vestigios de un pasado sumido en el silencio de la amnesia; la única muestra de que la tragedia tuvo lugar.

El vestigio del silencio se alimenta de aspectos biográficos del autor, según él mismo ha reconocido. Esto explica la narración intimista de la novela, escrita en primera persona a modo de diario de vida. No encontramos aquí una historia en progresión, con una estructura narrativa tradicional (introducción, desarrollo, clímax), sino más bien un fractal cuyo centro de gravedad lo conforman el accidente automovilístico y Frances, la mujer a la que busca el protagonista. La narración de Yacoman se asimila así a la utilizada por Houellebecq en algunas de sus primeras obras, como Ampliación del campo de batalla, y en lo cinematográfico se emparenta con las obras de la Nueva Ola francesa de los años 60, sobre todo con las películas de Godard, como Sin Aliento o Pierrot Le Fou, donde la estructura narrativa tradicional es totalmente baipaseada por la corriente pensativa del protagonista y por la incoherencia de sus actos.

*Juan Pablo Sáez es periodista y escritor, autor de “Operación Réquiem”. Es colaborador estable de nuestra revista.

El vestigio del silencio, Jorge Yacoman.

Autoedición, 202 páginas

el-vestigio-del-silencio.jpg

 



Categorías:Crítica de libros

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: